Lo juro, la vi cuando la disparé. La publicidad de proyectos de vivienda protegida, por un lado, los árboles por el otro y detrás, omnipresente un banco decorado con años.