Así empiezan algunos viajes, en aeropuertos, con muchas esperas, llamadas de última hora y bostezos.